Orgullo y Prejuicios

Hace pocos días y a pesar del contexto pandémico, unas compañeras y yo, asiduas a La Villarroel, tuvimos el placer de ver A.K.A. 

Carlos es un adolescente que se encuentra en un momento en el que sus fundamentos, sus raíces, su identidad se tambalean. Es adoptado… y la mirada de los demás le hace plantearse quién es realmente. Porque… ¿somos quién sentimos que somos, o quién la gente cree que somos?

El actor representa con entusiasmo y buen hacer las aventuras y desventuras de un joven muy actual. Hasta que, en un mal encuentro, su orgullosa identidad en construcción se acaba viendo cuestionada y vapuleada por los prejuicios que un sector de la población tiene hacia la diferencia que su origen representa.

Al terminar la función, entre murmullos y comentarios, en mi cabeza se debatían cuestiones cómo: ¿Qué marca dejará en nuestros propios hijos cómo algunos otros les vean?¿Cómo dotarles de recursos para tener ellos un buen manejo y aceptación de la diferencia? ¿Y para ver cómo hacer frente a la  intolerancia y otros tantos desencuentros que les deparará el futuro?

Para el ser humano, gestionar la diferencia nunca es tarea fácil. A la vista están los abusos y agresiones por motivos de diferencia cultural, religiosa, de raza, de orientación sexual, etc.

El camino estará lleno de tropiezos y errores y quizás las cosas no lleguen a salir nunca como deseamos. Esperemos que, al igual que en la novela de Austen, vayan encontrando el modo en que las relaciones puedan llegar a buen puerto a pesar de los desencuentros.

Margarita Garcia Gil. Equip Clínic Cipais.
Psicòloga col. 13641. Psicòloga General Sanitària.
Psicoterapeuta acreditada EFPA y COPC.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

He llegit i accepto la política de privacitat per aquest lloc web.

Tornar a l'inici